Esperando a Godot

Autor: Samuel Beckett
ESTRAGON: No puedo continuar así.
VLADIMIR: Eso es lo que tú piensas.
El nobel irlandés escribió esta obra rara y crucial entre 1949 y 1948.  El texto se lee en un par de horas metiendo al lector (o a quien ve la obra) en una situación un poco extraña: dos tipos con sombreros redondos, al lado de un árbol esperan a un tipo (Godot), mientras nada pasa.  ¿Cuándo va a llegar?  Ni idea.  ¿Quién es el tipo?  Tampoco saben.  Se le hizo a Beckett la misma pregunta y no supo responder.   ¿Es Godot, Dios? - el irlandés dijo que si él hubiera querido decir Dios, lo hubiera hecho.   Cuentan que en cada presentación, había gente que partía al final del primer acto (hay dos), y que al final, conflictos nacían entre los que la habían adorado y los que la habían detestado.  La obra fue votada como una de las más importantes en la lengua inglesa el siglo pasado, y su reproducción en los teatros es numerosa.

No se puede decir nada más sobre esta obra sin estropear la experiencia de quien la ve o la lee.  A Beckett le cuestionaron la raison d'être (la razón de ser) de la pieza, él respondió: Yo quería ver si era capaz de tener a una audiencia sentada durante dos horas viendo una obra donde no pasa nada.  Al parecer lo logré.
Febrero 2, 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares