El jugador de ajedrez

Autor: Stefan Zweig
Uno se sentía como el buzo sumergido en un mar de silencio que presiente que el cable que lo conecta al mundo exterior se ha roto y que nunca jamás será sacado de ese mundo sin tonos
Stefan Sweig publicó este pequeño relato poco después de la segunda guerra mundial.  La historia ya es un clásico, escrito con puntería y construido cuidadosamente para tener al lector atrapado.
El jugador de ajedrez, escrito originalmente en alemán, es narrado en primera persona por un viajero que coincidenciálmente hace un trayecto con el campeón de ajedrez en las épocas de Hitler.  Al comienzo el lector es guiado a creer que la historia trata sobre el campeón pues su pasado es contado con detalle y con el debido encanto que uno le debe a la gente humilde que logra cosas grandes.  Pero en dos páginas Zweig introduce otro jugador dentro del viaje, e inevitablemente los dos hombre se encuentran cada uno del otro lado del tablero.   Dar más detalles sería dañar el relato, pero quien no considera el ajedrez como un juego apasionante, se verá desengañado con este cuento.
El jugados de ajedrez se lee en un dos horas y media, perfecto para el vuelo que se atrasó.  Un ejemplo ideal de un buen relato, de una trama que lo tiene a uno amarrado no por la acción, sino por lo que hay detrás de ella: aquella deliciosa intriga sobre las emociones de los personajes.
Cali, Marzo 21, 2016

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares