Memorias de dos jóvenes casadas

Autor: Honoré de Balzac
La duda es un duelo contra nosotros mismos, y en él nos hacemos terribles heridas
Balzac escribió su única novela epistolar en 1834 y la fue publicando en episodios en 1841 en una publicación llamada La presse. Alguien que me vio andando con el libro en la mano, me preguntó qué tal era: "Que querés -le respondí- ¡es Balzac!" y con eso creí haber puesto los puntos sobre las ies, pero luego tocó aclarar que era buenísimo.

La novela cuenta las vidas de dos mujeres opuestas, que se querían como hermanas.  Las dos criadas en el campo, fueron divididas, una para irse a París de vuelta a su familia aristocrática; la otra, a quedarse en el campo para casarse con un tipo rico, pero también hijo de propietarios de tierras. 
Claro, nada que ver la vida del campo con la vida de ciudad.  Renée de Macaumbe, que se quedó en el campo, se casó con un tipo aburrido, pero que le dio los hijos que serían luego la luz de su vida y satisfacciones calmas, cómodas y tediosas de un matrimonio bien arreglado.  Louis-Armande-Marie de Chaulieu, se fue a la ciudad de las luces, donde atendió a cuanta fiesta y reunión le invitaron.  En el transcurso de un par de años, se enamora perdidamente de su profesor de español, con quien tiene un matrimonio apasionado, pero sin hijos, por la tan ajetreada vida social.  Luego hay otro tipo, más joven, pero también bueno. 
El análisis de Balzac es obvio, de su época y sería interesante hacer un ejercicio concienzudo de las comparaciones.  Se deja la tarea a quien quiera emprenderla.  Aunque el final del libro es un poco decepcionante, es un gran libro que cumple la misión que Balzac le da a todas sus obras en La comedia humana: retratar su época.
Paris, Octubre 18, 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares