American Pastoral

Autor: Philip Roth

Él había visto que nosotros no veníamos los unos de los otros, sino que sólo parecía que lo hiciésemos

En 1997, Philip Roth publicó American Pastoral, novela que le mereció el Pullitzer al año siguiente, junto con la medalla nacional de las artes, dada por la Casa Blanca.  Es un libro impresionante que tiene como tema principal el terrorismo, problemática lamentablemente actual y al cual la sociedad no parece encontrar remedio.

El libro le romperá el corazón a quien lo lea -con la excepción de un terrorista o algún otro cretino que valide la aniquilación de una cultura por medios violentos, claro está.  Esta historia nos rompe el alma porque analiza el terrorismo no desde el punto de vista del terrorista, o desde el policía/ente que lucha contra él.  Roth, con una maestría increíble, nos pone en los zapatos de un americano exitoso, recto, compasivo, padre amoroso y hombre modelo, que un día se da cuenta que fue su hija, su adorada hija, la que puso la bomba que no solo destruiría un edificio, sino también su vida.  Meticulosamente, Roth describe la vida del padre, su relación con su hija, los detalles, las memorias, y luego lo inexplicable, lo absurdo, lo inconcebible.  Como lectores, ya sabemos lo que sucedió, pero junto con Seymour Levov (el padre), intentamos encontrar las razones de las causas.  Una sola persona muere en el acto terrorista.  El padre, avergonzado va a hablar con la viuda y ésta, supuéstamente compasiva, le contesta con lo que sería el mejor resumen de la novela:

"usted es tan víctima de esta tragedia, como lo somos nosotros.  La diferencia es que nosotros, aunque el recuperamiento va a ser largo, sobreviviremos como familia.  Sobreviviremos como una familia amorosa.  Sobreviviremos con nuestras memorias intactas y ellas, a su vez, nos ayudarán a mantenernos.  No será fácil para ninguno de intentar comprender lo incomprensible.  Pero nosotros somos la misma familia que éramos cuando Fred estaba aquí, y sobreviviremos".
La claridad y la fuerza con que ella implicaba que él y su familia no sobrevivirían le hizo pensar, en las semanas siguientes, si su bondad y su compasión eran las que a él le hubieran gustado creer.

Si usted tiene un hijo o una hija, querido lector, el libro le tocará sus miedos más oscuros: sufrirá la novela el doble de lo que una persona normal.
Fuera del tema terriblemente fuerte, la novela es un ejemplo de la más alta literatura.  Ella es narrada en tercera persona por un personaje que es escritor y viejo conocido del protagonista.  Lentamente, casi como un acto de magia, el narrador se va perdiendo, desapareciendo totalmente ante la grandeza de la historia.  Las descripciones son precisas, los personajes son completos y profundos, el final, simplemente terrible.  Mejor dicho: un libro que hoy, más que nunca, tanto hijos como padres, deberían leer.
Paris, Noviembre 18, 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares