El final de la enfermedad

Autor: David B. Agus,
Una revisión británica de ocho estudios encontró cero evidencia que las vitaminas reducen infecciones en los ancianos.  Entre las pacientes con cáncer de seno sometidas a terapia de radiación, las vitaminas no mejoraron su fatiga.  En la ciudad, los niños que toman vitaminas no tienen mejores resultados en la escuela ni se enferman menos que aquellos que no las toman.  Aun más preocupante es el hecho que en el 2010, un estudio en mujeres suizas reveló que aquellas que tomaban multivitaminicos, tenían un 19% más de probabilidad de tener cáncer de seno en un período de 10 años, que aquellas que no las tomaban.
David B Agus es un oncólogo en California y es uno de los más reputados del mundo.  Entre sus pacientes están (y estuvieron) Steve Jobs, Summer Redstone, Michael Dell, Steven Spielberg, entre otros.  Ha sido polémico pues se ha ido lanza en ristre contra clichés y falsos estándares impuestos por empresas en la industria de la salud.  Podría mencionar la larga lista de menciones del tipo, pero para eso los invito mejor a que vean su página en wikipedia.
¿Qué se puede decir de un libro con tan ambicioso título?  Que tiene un título equivocado, pero también excusable.  Porque el oncólogo logra su objetivo: no verdaderamente decirnos cómo terminar con la enfermedad, sino darnos un jalón de orejas y decirnos: gente: los responsables de nuestra salud somos nosotros mismos.  En cuanto al cáncer, el médico americano nos dice que intentar entender esta enfermedad es una meta digna, pero muy lejana (el cáncer de páncreas de Juana puede ser muy diferente al cáncer de páncreas de Miguel, pues se desarrolló bajo condiciones muy diferentes), y que la mejor pelea no es la que se gana sino la que se evita.  En su libro el oncólogo recomienda:
  • No perder tiempo ni plata con las vitaminas.  No hay vitamina en cápsula que pueda remplazar lo que la comida nos da; de hecho, es mejor invertir el dinero en alimentos de calidad 
  • Desconfíe de su médico: pregúntele cómo se mantiene educado sobre los últimos avances.  El médico no es su amigo, es un profesional (que tiene nada más y nada menos que su vida en sus manos) y usted debe ser tan descuidado de él, cómo del mecánico que le revisa el carro.
  • Usted es un sistema.  Es decir, usted no es un páncreas, un corazón, etc. sino un páncreas + un corazón + etc.  Sus tratamientos deben ser realizados pensando en el sistema y no sólo en un órgano.  En el libro, el médico lista una serie de exámenes que le ayudarán a tener la visión completa de su organismo (ojalá todos estén cubiertos por los seguros médicos)
  • Haga ejercicio
  • Intente hacer una evaluación de su ADN (Dr. Agus admite tener una compañía que hace dichos exámenes).  La evaluación del ADN le mostrará las enfermedades (y los cánceres) a los que usted es propenso.  No quiere decir que vaya a tenerlos, quiere decir que puede tenerlos y que un simple cambio en su dieta o sus hábitos, pueden darle unos años más
En fin.  Una buena lectura que abre los ojos a los avances de la medicina.
Paris, Octubre 20, 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares