Riña de gatos - Madrid 1936

Autor: Eduardo Mendoza

El premio planeta es quizás, después del Nobel, uno de los premios literarios mejores pagos.  Uno tendería a pensar entonces que es el equivalente, en la lengua hispana, al Man Booker Price o al Pulitzer, pero la verdad estamos lejos de semejante resultado.  Riña de gatos ganó el premio en el 2010 y dos hechos son incomprensibles: primero, que un escritor de la talla de Eduardo Mendoza haya escrito una novela tan mala; segundo, que semejante texto haya ganado el premio.



Mendoza, que quien escribe estás reseñas  defiende como un buen escritor (nos dio la excelente novela de La ciudad de los prodigios), rompe por completo el pacto con el lector: uno, simplemente, no le cree.  Un inglés maduro, que se enamora a primera vista, que se deja llevar a todas partes por desconocido y que entra en un triángulo amoroso entre dos hermanas.  Estas cosas pasan, seguro.  Pero poca gente osaría creerlo en el contexto descrito.  Hay personajes inolvidables y otros que uno quiere olvidar.  Los de este texto son de la segunda categoría.   La trama, que ronda con timidez el descubrimiento de un cuadro de Velasquez, termina metiendo al inglés en la mitad de una simplificada situación política en la que todo el mundo es caricaturado.  Al final no hay ni trama, ni personajes.
Muchos diferirán con quien escribe de tan estruendoso resultado, pero la experiencia fue la misma de cuando uno entra en un cine y en los primeros cinco minutos ya sabe que las dos horas siguientes serán un suplicio.  Uno sigue leyendo con la intención, no de saber qué pasa con los personajes, sino nuevamente, vislumbrar los dos misterios (y aquí nos repetimos): cómo es posible que Eduardo Mendoza haya escrito una novela tan mala; y cómo es posible que haya ganado el premio.
Sologne, Diciembre, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares