Gargantua

-->
Autor: François Rabelais

Amigos lectores, que leen este libro
Desháganse de toda afección,
Y leyéndolo, no vos escandalicéis.
Él no contiene ni males ni infecciones,
Y es cierto que aquí no aprenderán,
la perfección que por la risa.
Mi corazón no puede escoger ningún otro tema,
Cuando veo el duelo que os mina y os consume:
Es mejor escribir de risa que de lágrimas,
Porque la risa es propia del hombre
                                    VIVAN FELICES!


Rabelais comienza su más famosa obra diciendo que tal era la grandeza del destino de Gargantua que su madre tuvo que tenerlo en su barriga por once meses.  El hombre nació con una erección, medía metros, orinaba ríos y comía enemigos.  Detestaba a los curas con excepción de aquél con quien peleó en una guerra para defender los intereses de su padre. 
Habiendo tantos ensayos sobre Gargantua, quien escribe esta reseña se disculpa en construirla tan corta.  El libro vio la luz del día en el siglo XVI y fue censurado por la Sorbonne gracias a su extravagancia (Rabelais se burla en sus páginas de la sociedad parisina y sobre todo de la institución universitaria).  El texto fue escrito después de Pantagruel, otra obra narrativa de otro personaje singular, éste hijo de Gargantua.
El libro es entretenido y su humor es agudo.  Al final, Gargantua propone creer con su amigo el cura, la anti-iglesia: un lugar donde se hace todo lo contrario de los conventos.  Esto no lo hace con ánimo de hacer el mal, sino todo lo contrario: de dejar al hombre ser feliz y libre de las cadenas de la culpa.  Algo bastante osado en el siglo XVI.
Paris, Noviembre 24, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares