Muertes de perro

Autor: Francisco Ayala
Imagínese, señor Pinedo, el desorden que había en Palacio… Pero no vaya a creerse: cuando digo desorden no quiero dar a entender barullo, ni gritos, ni prisas, nada de eso, sino más bien desorden moral: una especie de estupefacción, un desconcierto y un pánico que se manifestaba en forma negativa: mucho silencio, mucha cautela, disimulo…
Francisco Ayala, ganador del premio Príncipe de Asturias de las letras en 1998 escribió Muertes de perro en 1958.  La novela es considerada como una de las mejores del escritor español, conocido por su visión más bien oscura del progreso (o más bien retroceso) humano.
En Muertes de Perro, Ayala crea su ficción alrededor de Pinedo, un tipo minusválido que se dedica a documentar la caída de un régimen.  ¿Por qué? Por desocupado sería la mejor respuesta —¿por qué no?—.  El régimen toma lugar en un país desconocido de América Latina y tiene tres personajes principales: el presidente Bocanegra, austeramente descrito pero dejado en claro como un déspota.  Su esposa Concha, otra santa; y finalmente su secretario y protegido, Tomás Requena que termina acostándose con la segunda y matando al primero.  Ninguno de estos hechos es una sorpresa, el autor —a través del hombre en la silla de ruedas— nos lo cuenta en las primeras páginas.  Lo que guía la novela es precisamente las ganas de saber cómo los personajes llegan a semejante resultado.
Con la excepción del narrador principal —el minusválido— la novela es perfecta.  Ayala maneja nuestra lengua como pocos: su vocabulario es perfecto, sus descripciones no son exageradas y el humor del español se deja ver con frecuencia elevado de la mano de su fina ironía.  Sin embargo el defecto del narrador principal no es pequeño.  Es difícil creer cómo la información llega a manos de un hombre con falta de una historia interesante.  Cómodamente, él minusválido resulta siendo sobrino de la mejor amiga de la primera dama, que le da buenas pistas. Entonces uno sigue leyendo halado por la historia de Requena y los acertados ambientes de cualquier gobierno corrupto, pero tragándose el sapo del minusválido pobre pero con conexiones.  Es una lástima que el libro haya tenido semejante falla.
Paris, Mayo 19, 2014

1 comentario:

novela policiaca dijo...

No quiero parecer demasiado condescendiente pero me ha encantado el blog. Enhorabuena.

Publicar un comentario

Las más populares