La luz difícil


Autor: Tomás González
¡Como puede cambiar tanto una pintura con seis o siete toques que se hacen en menos de cinco minutos!  La lucha no es tanto con el pincel sino con la mirada, con las puertas de la percepción, que se resisten a abrirse o entreabrirse siquiera.
Hace mucho que quien escribe estas reseñas no había leído en español una obra como ésta.  La luz difícil es uno de esos libros que uno no quiere soltar, que son dulces y crueles, fuertes tanto en lo bueno como en lo malo ­­-la fortaleza del dolor y la del amor­­­-,  es triste y al mismo tiempo alegre… ¡Que obra sublime!


La luz difícil narra la historia de un pintor ya en el ocaso de su vida que cuenta hechos sucedidos no hace mucho.  Escribe sobre su esposa y sus hijos, especialmente uno de ellos que tuvo un accidente terrible y mantenía dolores que eran descritos como torturas medievales.  La trama se desarrolla entonces en la melancolía del viejo, de un viejo masacrado por la vida, pero al mismo tiempo agradecido.  La historia no tiene sorpresas, en los primeros capítulos el lector se da cuenta de lo que está pasando, pero el colombiano nos mantiene del cogote con las ganas de saber cómo sucedió y de seguir experimentando tanto el amor, como el dolor de su personaje principal.  Éste, querido lector, es un libro que se disfruta y que se sufre.
Literariamente hablando, la narración es también una joya.  El libro está construido con capítulos cortos, basados mitad en el pasado del hijo y la esposa, mitad en la vida actual del casi ciego pintor.  En las frases de González no hay grasa, se dice lo que se tiene que decir y punto, las descripciones son hechas casi como si hablase, sin ambages, sin descripciones exageradas.  Eso sí, el colombiano tiene puntería:
Cuando pienso en eso y siento la ausencia de Sara y el frío de esta, la inevitable soledad de la vejez humana, debo recostarme un rato, apagar el alma unos minutos como soplando una vela y dormir.
Colombia perdió recientemente a Gabriel García Márquez, su hombre grande de la literatura.  Pero quizás, sólo quizás, este gran país tenga escondido entre sus montañas, un segundo premio nobel (esto no es una exageración: los libros del colombiano han sido elogiado por varios galardonados).  Ya se han comprado los otros libros de este gran escritor.
Paris, Abril 20, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares