Zazie en el metro

Autor: Raymond Queneau
—Y entonces, ¿te divertiste?
—Ahí.
—¿Viste el metro?
—No.
—Entonces, ¿qué hiciste?
—Envejecí

Así termina Zazie en el metro, la obra que volvió popular —popular en el sentido que la leyó todo el mundo, no que lo hizo célebre— al escritor francés Raymond Queneau.  El tipo hizo de todo: teatro, novelas, poemas, etc. y sin embargo fue esta corta novela (que fue posteriormente llevada al cine y a las tablas) la que tuvo un éxito que ni él mismo se esperaba.
Zazie dans le metro, cuenta la historia de una niña de orígenes humildes —por no decir pordioseros—, boquisucia y atrevida que es encargada a su tío durante un día y una noche.  Enmarcada en un Paris a principios de siglo y con pocos baños la historia se desarrolla mostrando matices un poco verdaderos y otro poco exagerados de ésta ciudad eterna: los turistas, los ancianos, y los ciudadanos de toda la vida que confunden el Panteón con lo Invalides.
La línea de la historia es difícil de seguir.  En ella hay un personaje que cambia mil veces de nombre —a veces es un viejo pedófilo, otras es un policía, otras es un turista—.   Zazie tiene un tío que es al mismo tiempo enorme, quizás drag-queen, que debe protegerla y que es la maravilla de un club cabaret de la ciudad.  Y aunque confusa, la historia logra mostrar con arte lo que pocas veces se ve en la literatura francesa: la calle dura.  No se dice aquí que no hallan libros que hablen de la vida cruda de los banlieues parisinos —los suburbios—, sino que pocos nos muestran a través de la literatura, sus pensamientos, la manera en la que hablan, su simpleza y quizás felicidad ante la dureza de las circunstancias.  Al final, pese a lo malcriado del infante, uno no puede evitar sentirse conmovido.  Zazie dans le metro es una de las obras más apreciadas del último siglo.  No es una obra fácil, pero es definitivamente una obra de arte.
Paris, Marzo 30, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares