Molloy

Autor: Samuel Beckett
Pero es después que ya no vivo que pienso en los otros.  Es en la tranquilidad de la descomposición que me acuerdo de esa larga emoción confusa que fue mi vida la cual juzgo como la juzgará Dios, y aún con más impertinencia.
El autor irlandés Samuel Beckett escribió Molloy en 1951, la primera parte de una trilogía que continuaría luego con Malone muere, y con El innombrable.  El libro parte de la muerte de Molloy casi en sentido contrario:  el hombre  parece despertarse de su muerte para acordarse de ciertos fragmentos de su vida.  No hay una trama específica en la obra, uno quiere saber qué pasa, pero el Nobel irlandés se limita a contarnos hechos u eventos que definen a su personaje.  En la segunda parte del libro, un segundo personaje entra en escena: Moran, quien es un agente contratado para localizar a Molloy sin saber muy bien para qué.  Lentamente, Beckett nos mete en un juego de espejos en el cual comenzamos a sospechar que Molloy y Moran son parte de una misma persona.
El libro no es fácil y no es recomendable para alguien a quien disgusten las novelas no lineales.  Sin embargo para todos aquellos admiradores del existencialismo, el libro será un manjar.
Aunque yo no viese bien, nunca salí de mi región.  No, nunca me escapé e incluso ignoré los límites de ella.  Yo los creía bastante alejados.  Esta creencia no estaba basada sobre nada serio, era una simple creencia.  Porque mi región hubiera terminado al final de mis pasos, una especia de degradación me lo hacía sentir.  La regiones no se terminan bruscamente, no que yo sepa, ellas se funden insensiblemente las unas con las otras.  Yo nunca noté el fin.  Tan lejos como fui, en un sentido y en el otro, siempre tuve el mismo cielo, la misma tierra, exactamente, día tras día, y noche tras noche.  De otro lado, si las regiones se fundían las unas con las otras, lo que resta a ser comprobado, es posible que yo haya salido de la mía, creyendo que nunca lo había hecho.  Yo prefería aferrarme a mi creencia, lo que me decía, Molloy, tu región es inmensa, tu nunca has salido ni saldrás jamás.  No importa dónde erres, entre esos límites lejanos, siempre será la misma cosa, precisamente…
No es un libro fácil, hay que apuntar cosas y subrayar líneas para no perderse.  Al final la recompensa es grande y uno se da cuenta que ha leído un texto hermoso.
Cali, Colombia, Febrero 2014

1 comentario:

EscrubeTuLibro dijo...

A todos los que les guste escribir, os recomendamos nuestra web, EscribeTuLibro, un libro social online donde los usuarios escriben conjuntamente un libro párrafo a párrafo.

Web: http://escribetulibroweb.es

Publicar un comentario

Las más populares