Catch 22


Autor: Joseph Heller
La noche estaba llena de horrores y él pensó que así debió haberse sentido Cristo mientras caminaba por el mundo, como un psiquiatra recorriendo un pasillo lleno de locos, o una víctima en medio de una prisión llena de ladrones.
Joseph  Heller comenzó a escribir su increíble novela en 1953 y cuando fue publicada en 1961, el New Yorker dijo que era como si el autor en lugar de plasmar las palabras en un papel, las hubiera gritado.  El libro fue un éxito desde el principio, y no ha dejado de serlo desde entonces.  La frase Catch 22 es ahora parte de la lengua anglosajona y expresa una situación en la que simplemente no se puede ganar.  Uno, como pollo, se preguntará sempiternamente qué fue primero: el huevo o la gallina.

Relatos Reales

Autor: Javier Cercas

De hecho, máscara es lo que persona significa en latín y, como se dice en una de estas crónicas, dedicada precisamente a una forma peculiar del dietarismo, la máscara es lo que nos oculta, pero es también lo que nos revela.
Este año, la feria del libro de Paris le rindió homenaje a la literatura catalana.  Quien escribe estas líneas se desplazó hasta la punta de la ciudad para ver qué se encontraba —chismosear—, se sentó a ver hablar a Eduardo Mendoza sobre la novela negra —de la cual dijo que era como la comida chatarra: con posibilidades de ser deliciosa, pero tratada como si fuese de segunda categoría—, y finalmente compró dos o tres libros entre los cuales se encontraban Relatos reales y Anatomía de un instante del catalán/español Javier Cercas. 

La espuma de los días


Autor: Boris Vian
Solamente hay dos cosas: el amor, de todas las maneras y con niñas lindas, y la música de New Orleans o de Duke Ellington.  El resto debería desaparecer porque es feo.  Las páginas de demostración que siguen sacan toda su fuerza del hecho que la historia es completamente cierta puesto que yo la imaginé en su totalidad.
Este párrafo está incluido en las primeras páginas de L’écume des jours del escritor y músico francés Boris Vian.  El libro fue publicado en 1947 y aunque tuvo el apoyo de Jean Paul Sartré, pasó sin pena ni gloria por los estantes.  Así duro muchos años hasta que el tiempo consiguió desempolvarlo y convertirlo en uno de los libros predilectos de los franceses.

Las más populares