Levantado del suelo


Autor: José Saramago
Están los hombre en la cabaña, derribados por la fatiga, vestidos duermen unos, otros no pueden, y por las rendijas de las cañas que sirven de paredes se filtra una claridad jamás vista, la mañana está lejos aún, no es la mañana, sale uno y queda sobrecogido de temor, que todo el cielo es un chaparrón de estrellas, cayendo como lámparas, y la tierra está clara como jamás logró iluminarla la luna.  Salen todos a ver, hay quien se asusta con miedo de verdad y las estrellas caen silenciosamente, va a acabarse el mundo, o a comenzar por fin.

Moby Dick

Autor: Herman Melville 
Llámeme Ismael...
Herman Melville escribió Moby Dick en 1851 dejándole a la literatura una de sus más importantes joyas.  Son legiones los literatos que miden el libro contra Huckleberry Finn y la declaran como la más importante novela americana.  El vernáculo de New York, inspirado en el naufragio de un barco ballenero y en el evento de una ballena cazada con la espalda erizada de viejos arpones, se sentó a escribir la batalla entre un marino y una bestia similar logrando uno de los mejores comienzos en la literatura mundial y creando personajes que el lector hubiese querido conocer.

Bel Ami


Autor: Guy de Maupassant

¿Y después? ¿Después de la gloria?  ¿Para que sirve la gloria cuando uno no la puede disfrutar en la forma de las mujeres?

En 1885, Maupassant publicó una de las obras más adoradas de la literatura francesa del siglo XIX.  Aun hoy, cuando se menciona el libro a cualquier francés, uno ve al individuo dirigirse hacia el pasado en el que lo leyó y sonreír discretamente.  Buscando un poco sobre la historia de la novela, se dice de ella que fue un romance de aprendizaje para el autor, y sin embargo, pocas de sus obras alcanzan la extrema delicia de ésta.

Las más populares