La ciudad de los prodigios


Autor: Eduardo Mendoza
Hasta muy entrado en el siglo XX, y salvo excepciones contadas, toda actividad cesaba poco después de la puesta del sol: la que no cesaba podía ser calificada de antemano de irregular y sospechosa sin temor a incurrir en falta.  En la fantasía popular la noche estaba poblada de fantasmas y sembrada de peligros, cualquier cosa hecha a la luz de una vela adquiría un tinte excitante y enigmático.  También existía la creencia de que la noche era un ser vivo, de que tenía el extraño poder de atraer a las personas y de que quien se adentraba en la noche sin rumbo ya no regresaba jamás.  En todo la noche era equiparada a la muerte y el alba a la resurrección.  La luz eléctrica, que había de acabar con la oscuridad en las ciudades para siempre, estaba aún en mantillas y su uso suscitaba todo tipo de reservas.

Sueño de una noche de verano

Autor: William Shakespeare

A Midsummer Night’s Dream es una de las obras de teatro más famosas del dramaturgo inglés.  Se cree que fue escrita entre 1590 y 1596 (unos dicen para un matrimonio aristócrata, otros, para la reina).  La obra es comedia y a los ojos de quien escribe esta reseña, es mejor verla en Teatro que leerla en un libro.  Habrán quienes digan, con mucha razón, que las obras fueron hechas para teatro y que es ésta la mejor manera de disfrutarlas, pero a cada cual su cuento.

La condición humana


Autor: André Malraux
Todo hombre se parece a su dolor
En 1933 André Malraux publicó La condition humaine, el tercer libro de una trilogía sobre China que le mereció el premio Goncourt (el libro, no la trilogía) y que luego fue incluido entre los mejores textos publicados en Francia en la primera mitad del siglo pasado.

Las más populares