The Lean Startup

Autor: Eric Ries

El ser emprendedor es otra clase de administración.  No, usted no leyó mal.  Tenemos asociaciones bastante divergentes sobre estos dos mundos, los emprendedores y management.  Ultimamente, la primera parece ser atractiva, innovadora y excitante; la segunda parece ser aburrida, seria y plana.  Es hora de mirar más allá de estos estereotipos.

Querido lector, le advierto que The Lean Startup es mucho más divertido que esta reseña.  De hecho es el gran triunfo del texto: logra volver apasionante un tema un poco tedioso como lo es la metodología Lean Six Sigma.  Advierto a los black belts (es la certificación que otorga dicha disciplina – y grupo del cual hago parte) que la idea de esta reseña no es entrar en los detalles, sino interesar al lector en un libro que desafía con mucho sentido todas las prácticas tradicionales y que puede ahorrarle millones.  Dicho esto: este libro es obligatorio para todo aquel que quiera comenzar su propia empresa o incluso para los corporate entrepreneurs – aquellos que dentro de una empresa piensan diferente y quieren lanzar arriesgadas estrategias dentro de un ambiente corporativo.
Empecemos entonces por evitar cualquier traducción posible sobre el título: es mejor una explicación.  Lean es un término que viene de la gestión de producción de la escuela japonesa.  Es la continua optimización de un proceso con el ánimo de aminorar al máximo las ineficiencias.  Listo…  Uno relee el párrafo y se duerme.
El libro tiene tres partes: La visión, El manejo, y La aceleración.  En la visión, el americano explica que las compañías se vienen matando por la creación de nuevos productos.  Trabajan arduamente para sacarlo perfecto sufriendo por la fecha límite, fecha para la cual su producto ya será obsoleto.  La vieja escuela dice: Defina el producto, haga el estudio de mercado, haga las especificaciones, trabaje, mire que no haya ningún defecto, y después lance una super campaña de mercadeo para ver si así caen los peces.  Mamey – como dicen en Colombia.  Pero para su producto no hay mercado, o peor, sí lo hay pero eso no quiere decir que su proposición de valor vaya a pegar.  Aquí es donde Ries se luce pues muestra tanto los triunfos como los fracasos el tipo es un maestro del fracaso, epíteto que debería enorgullecer a cualquiera.  De hecho advierte que si usted no está listo para fracasar, mejor ni empiece—.  El concepto principal de esta parte es que uno debe desarrollar un prototipo (lo más simple y barato posible pero que represente el concepto del producto), tirarlo al mercado, revisar el feedback del consumidor y volver al ciclo de desarrollo de producto.  Entre más rápido uno pueda ir por estas tres etapas, más probabilidades de triunfo tendrá su iniciativa.
En el manejo, el tipo demuestra los errores que cometen las empresas que logran despegar del suelo.  Más o menos como los niños que cuando comienzan a andar en bicicleta, logran hacerlo media cuadra para luego verse desdentados contra el pavimento.  El americano da muy buenas luces sobre el tema, una vez más, basándose sobre casos verídicos.
Finalmente en La aceleración, Ries da consejos sobre como llegar a la madurez.  Es la parte menos divertida del libro, pues vuelve un poco sobre los conceptos Six Sigma.   Ésta es igual de instructiva.
Una vez más las nuevas empresas retan las prácticas de las viejas.  Éste libro le ayudará a meter todo en contexto y quizás pueda ahorrarle tanto dinero como frustraciones.  Es uno de los libros de gerencia más educativos que se pueden encontrar ahora en el mercado.
Paris, Sept 30, 2013
Jose Antonio Velasco

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares