Las memorias de Adriano

Autora: Marguerite Yourcenar
Es difícil ser emperador en presencia de un médico, y es difícil también conservar la calidad de hombre.  El ojo de un médico no ve más que un montón de humores, triste amalgama de miembros y sangre.  Esta mañana pensé por primera vez que mi cuerpo, ese compañero fiel, ese amigo certero a quien conozco mejor que a mi alma, no es más que un monstruo hipócrita que terminará por comerse a su amo.
A más o menos treinta minutos de Roma, cerca de Tivoli, se encuentra la villa de Adriano.  Por la apariencia del pueblo adyacente, el visitante  tiende a pensar que se ha equivocado de camino (el pueblito dejá mucho que desear).  Finalmente la villa aparece imponente, con pinos altos que se mueven con el viento, con estanques, campos y construcciones que son un reflejo del talante de quien la construyó. 
Algo así debió haber sentido Marquerite Yourcenar cuando llegó al lugar que la impulsó  a crear las Mémoires d’Hadrien, una novela basada en la vida del emperador romano escrita en la forma de una larga carta de éste a su sucesor Marco Aurelio.
El libro no sigue una trama determinada.  Es más bien una reflexión larga por parte de un emperador que está muriendo.  De la mano de Yourcenar él se muestra orgulloso, humano, magnánimo, pragmático, y mortal.   La escritora logra una obra espectacular –uno comienza a subrayar el libro desde la primera página–, nos cuenta anécdotas que uno siente como si realmente fueran un legado del emperador y que quedan resonando en nuestras mentes como un eco del pasado cuya fuerza no ha mermado.
Quien espera de este libro una narración ficticia sobre el emperador, una historia direccional (niñez, juventud, madurez, vejez) llena de combates, amores y desengaños se llevará una desilusión.  Este es uno de esos libros que debe leerse lentamente, con paciencia y no en el metro donde se puede ser víctima de distracciones o conversaciones enojosas.  Para aquellos que estén buscando reflexiones serias, hermosas descripciones e incluso echar un vistazo a la mente de un gran hombre, este texto será un tesoro.
Paris - Agosto 10, 2013

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares