La cabaña del tío Tom

Autor: Harriet Beecher Stowe
Lo que el hombre tiene las agallas de hacer, el hombre no tiene las agallas de escuchar
El 20 de marzo de 1852 apareció Uncle Tom’s Cabin, quizás uno de los libros más importantes del siglo XIX.  La escritora, una mujer cristianísima, lo escribió después de presenciar los horrores que se cometían en la época, ayudando también a su hermano que era político y que trabajaba fuertemente contra la abolición de la esclavitud.  El libro se vendió como pan caliente y cambió para siempre la historia de los Estados Unidos y quizás la del mundo.
¿Qué no se puede decir de semejante libro?  Que hay que ponerlo en contexto, que es a la vez un ruego al cristianismo de la época y una crítica severa y mordaz ante la siempre silenciosa y excesivamente tolerante iglesia.  Que aquella mujer que escribió las cuatrocientas páginas del libro fue de una valentía impresionante, sólo comparable con la grandeza de su obra.  Que las historias narradas son de una crueldad, querido lector, que en más de una ocasión le sacarán las lágrimas.
Aunque el libro tiene varias historias, tres se destacan entre ellas: la de Tom, la de George y Eliza, y la de la familia St. Clare.  Tom es un esclavo religioso y perfecto que es vendido primero por obligaciones financieras, después por azar —su amo muere—, y finalmente termina en una plantación bajo las órdenes de un desalmado.  George y Eliza son marido y mujer, que huyen buscando su libertad y la de su hijo.  La familia St. Clare es quizás la historia más impresionante pues aunque el tipo es ateo, muestra una claridad de intención que muchos religiosos de la época no acertaban a tener.  Describir cada una de estas historias sin relatar el final o dar más información de la necesaria al lector, sería arruinar la lectura.
La cabaña del tío Tom es lectura obligatoria en los Estados Unidos y en muchos otros países.  Escrita en un inglés claro —con la excepción de cuando se emula el hablado de los esclavos—, se lee rápida y continuamente.  En los Estados Unidos un adolescente lo leerá sin problema, pues habla de su tierra y su historia.  En otros países el libro debe ser presentado antes de ser asignado.  Quien escribe esta reseña recibió la asignación sin más ni más, y sin más ni más, el libro se pudrió nuevo en el estante.  Harían mejor trabajo nuestros profesores de literatura y ciencias sociales en primero leer el libro, luego explicar su importancia y finalmente dar las razones que nos deberían impulsar a sumergirnos en semejante historia.  Definitivamente, un libro que hay que leer.
Paris, Julio 20, 2013

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares