20 años después

Autor: Alejandro Dumas
Carlos no pudo distinguir nada, pero sentía bajo sus pies la conmoción de los golpes que daban sus amigos.  Cada uno de esos golpes respondían a su corazón.
Cómo alguien escribe dos novelas de aventuras (las dos de más de ochocientas páginas) en dos años es incomprensible.  Que las dos novelas sean buenas —e icónicas— ya es el colmo.  Pero por eso Dumas es Dumas y pare de contar.  

20 ans après es la segunda novela del gran escritor francés sobre las andanzas de D'artagnan.  El héroe es cuarentón y menos exitoso que sus tres queridos compinches: mientras ellos han sabido (por suerte, vocación o abolengo) salir de su trabajo de guardia, D'artagnan se pasó sus dos siguientes décadas de vigilante de la reina, mujer ingrata que olvidaba rápido los favores recibidos.  Es entonces en el rebusque, que D'artagnan se reune con sus viejos amigos y termina en Inglaterra peleando guerras que no eran suyas, pero que aun así pelea con furia e ingenio.  Intrigas vienen y van, el pobre Porthos se desdibuja como personaje, pero D'artagnan y los otros ganan tanto en historia como en carne (la novela muestra multiples facetas de unos y otros).  A lo último, claro, los franceses ganan e Inglaterra muestra una faceta cruel (en la literatura del siglo XIX los franceses y los ingleses se dan mucho palo).
Tanto Los tres mosqueteros como 20 años después —y muchísimas otras obras en ese entonces— eran escritas a modo de series.  Un capítulo salía periódicamente y era consumido de inmediato por la gente que compraba los periódicos.  Estas novelas era producidas entonces con afán, pero no por eso sin la gracia y el toque que les daban su grandes autores.  Eran, como lo es toda novela, el retrato de una época.  La amistad, la importancia de las maneras, el honor y la palabra, eran los pilares del gentilhomme.  Las ideas sociales eran muy básicas: los buenos contra los malos.  Los buenos eran muy buenos, y los malos eran muy malos.  La xenofobia contra los judíos se ve latente y es triste leer algunas lineas en este respecto escritas de la mano de tan gran autor.  Pero los tiempos son los tiempos.
Dificil le será al lector apartar el libro.  900 páginas fueron leídas en 2 semanas por quien escribe estas lineas (que también tiene trabajo full time).  La leí en el metro, en los almuerzos, antes de dormir, en los buses, haciendo la fila para el mercado, y hasta caminando.  Porque uno siempre quiere saber qué se le va a ocurrir a D'artganan, uno siempre quiere saber qué pasa con el rey, con la reina, y hasta con los lacayos que como Sanchos siguen a sus locos caballeros.  Una buena novela para todos y sobre todo para aquellos que se están iniciando en la lectura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares