Catch 22


Autor: Joseph Heller
La noche estaba llena de horrores y él pensó que así debió haberse sentido Cristo mientras caminaba por el mundo, como un psiquiatra recorriendo un pasillo lleno de locos, o una víctima en medio de una prisión llena de ladrones.
Joseph  Heller comenzó a escribir su increíble novela en 1953 y cuando fue publicada en 1961, el New Yorker dijo que era como si el autor en lugar de plasmar las palabras en un papel, las hubiera gritado.  El libro fue un éxito desde el principio, y no ha dejado de serlo desde entonces.  La frase Catch 22 es ahora parte de la lengua anglosajona y expresa una situación en la que simplemente no se puede ganar.  Uno, como pollo, se preguntará sempiternamente qué fue primero: el huevo o la gallina.
En Catch 22, el autor americano nos cuenta la historia de Yossarian, un tipo que durante la guerra, pensaba que todo el mundo quería matarlo.  El personaje tenía razón: el enemigo quería matarlo, y los miembros de su ejercito querían enviarlo a pelear contra el enemigo.   Yossarian, desde luego, quería obedecer una sola misión: salir vivo.  Una tarea al parecer imposible, cuya facilísima solución era expresada por todos con una gran desesperanza:
Solo hay un catch —una trampa—, catch 22, el cual especificaba que una preocupación  por la seguridad de uno mismo en la presencia de un peligro que era real e inminente era el proceso de una mente racional.  Orr estaba loco y podía ser excusado.  Lo único que tenía que hacer era pedirlo.  Y tan pronto como él lo hiciese, ya no estaría loco y tendría que volar más misiones.  Orr tenía que estar loco para volar más misiones y cuerdo si no lo hiciera, pero sí él estaba cuerdo, tenía que volar.
El lector entonces se ve atrapado por el humor de Heller, un humor finísimo que lo hace a uno reír sin complejos en medio del metro o del bus.  Porque eso es lo que atrapa de esta novela: su humor y su inteligencia.  La estructura de la novela es compleja: uno va y viene en el tiempo conociendo más detalles de la historia —a veces sin sentir que avanza—, remolcado por el humor y la forma como la narración va completándose con cada pasada.  Toda una obra maestra.  Sus descripciones son increíbles:
El mayor Mayor nació muy tarde y muy mediocre.  Algunos hombres nacen mediocres, otros logran la mediocridad, y hay otros a los que se les confía la mediocridad.  Con el mayor Mayor, se reunían las tres.  Incluso entre hombres que carecían de distinción, él, inevitablemente, sobresalía por tener incluso menos distinción que ellos, y la gente que lo conocía, quedaban siempre impresionados por lo poco impresionable que era.
o
Kraft era un chico desgarbado e inofensivo de Pensilvania que quería únicamente agradar y estaba destinado a ser desilusionado en tan humilde y degradante ambición.
Estas malas traducciones no hacen mayor gloria a lo maravilloso de este libro.  No es por nada que el libro no para de venderse.  Es definitivamente algo que hay que tener en la casa.
Paris, Mayo 31, 2013

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares