Levantado del suelo


Autor: José Saramago
Están los hombre en la cabaña, derribados por la fatiga, vestidos duermen unos, otros no pueden, y por las rendijas de las cañas que sirven de paredes se filtra una claridad jamás vista, la mañana está lejos aún, no es la mañana, sale uno y queda sobrecogido de temor, que todo el cielo es un chaparrón de estrellas, cayendo como lámparas, y la tierra está clara como jamás logró iluminarla la luna.  Salen todos a ver, hay quien se asusta con miedo de verdad y las estrellas caen silenciosamente, va a acabarse el mundo, o a comenzar por fin.
A finales de los años 70 y comienzos de los 80, José Saramago salía de un período de relativo silencio.  Publicaba una poesía aquí y allá, pero su producción era poca.  El silencio fue oficialmente roto con esta novela, que muestra la gran calidad del escritor que años después se ganaría el premio Nobel.
Visto desde Monte Lavre, el mundo es un reloj abierto, con las tripas al sol, a la espera de que le llegue la hora.
Levantado del suelo narra la vida del campesino del siglo XX en Portugal (en el pueblo de Lavres, región de Alentejo para ser más específicos).  Para este propósito Saramago se sirve de la estirpe Maltiempo, que comienza mal con un abuelo zapatero, borracho e irresponsable, y cuyos descendientes se van purificando bajo el yugo de la miseria.  Los Maltiempo sufren.  Tanto sus hombres como sus mujeres, trabajan o padecen los propietarios de los campos.  Luego las huelgas comienzan a germinar de las manos de los campesinos que no podía cultivar bajo tan precarias y exhaustivas condiciones.  El libro es un homenaje a ellos y a los muchísimos años de sufrimiento necesarios para ganar el derecho a una vida decente.
Pero mire , doctor Romano delegado de salud, no vaya tan de prisa que todavía no es hora de cenar, si es que le queda apetito después de aquello a lo que asistió, hasta me da envidia un estómago así, dígame si no vio el cuerpo del hombre, si no vio las mataduras, los verdugones, las llagas, los cardenales negros, el aparato genital reventado, la sangre, Eso no lo vi, me dijeron que el preso se había ahorcado y ahorcado estaba, no había más que ver, Será mentiroso, Romano doctor y delegado de salud, cuándo, cómo y por qué se ha aficiona  ese feo hábito de mentir, No soy mentiroso, pero la verdad no la puedo decir, Por qué, Por miedo, Pues vaya en paz, doctor Pilatos, duerma en paz con su conciencia, forníquela bien, que ella bien los merece, a usted y a la fornicación…
Para nadie es secreto que Saramago era comunista.  Sin embargo la novela trata el sindicalismo campesino con neutralidad, entrando en los hogares y mostrando las realidades que se vivían en los tiempos de la dictadura de Salazar acompañada de una iglesia que se hacía la pendeja.  El libro no tiene la calidad de las otras grandes novelas de Saramago, pero muestra la madurez del que sería uno de los Premio Nobel favoritos de quien escribe estas líneas. 
Paris, Abril 25, 2013

José Antonio Velasco

2 comentarios:

Claudia dijo...

Hola
te he nombrado para el one lovely blog award
para conseguir el premio solo tienes que seguir las indicaciones de mi post
http://www.enunacocinaitaliana.com/2013/04/30/mi-primer-premio-one-lovely-blog-award/

saludos cocineros

Antonio Velasco dijo...

Muchísimas gracias, Claudia!!

Publicar un comentario

Las más populares