Historia de dos ciudades


Autor: Charles Dickens
Todas las mujeres tejían.  Tejían cosas sin importancia; pero el trabajo mecánico era el sustituto mecánico de comer y beber, las manos movidas por las mandíbulas y el aparato digestivo: si las manos hubieran estado quietas, los estómagos hubieran sido atacados aun más por el hambre. 

Jubiabá


Autor: Jorge Amado

De repente estalló el tiroteo.  Los policías  tiraban y la caballería se lanzó contra los obreros.  La gente corría de un lado a otro, luchaban y tropezaban entre sí.  Antonio Balduino ya se había tirado al suelo cuando vio al Gordo corriendo ante él con los ojos desorbitados y los mofletes danzándole.  El obrero, entre las balas, continuaba su discurso.  Antonio Balduino ve ahora cómo el Gordo levanta el cadáver de una negrita acribillada y sale gritando por la calle: ¡Dios! ¡Dios! ¿Dónde está Dios? 

Las más populares