Muerte en Venecia

Autor: Thomas Mann
El sabía que los profesores de historia no aman la historia porque es algo que viene del pasado, sino porque es algo que le pasa al pasado; odian una revolución como la actual porque la sienten sin ley, incoherente, irrelevante en un mundo anti-histórico; sus corazones petenecen al coherente, disciplinado, histórico pasado.

Alguien dijo que escribir era hacer el ridículo; con seguridad esto no podría aplicarse a Thomas Mann.  Muerte en Venecia es una muestra de la prosa maestral del nobel alemán.   Su título es mal merecido pues no es el mejor cuento de la colección, pero sí sin duda el más comercial.  Muerte en Venecia  contiene siete cuentos, los cuales quizás no serán para todos los gustos.  Por un lado Mann se muestra futurista (¿o realista?) mostrando las realidades de siempre.  En sus historias nos habla de pedófilos, incestos, matrimonios fallidos, y familias complejas.  Nos habla -se burla- del oficio del escritor: los muestra vanidosos, pedantes, cobardes.
Sí se le preguntase a quien escribe esta reseña cuál es el mejor cuento de todos, él respondería que sería Mario y el mago, una historia de un mago quijotesco pero poderoso que hipnotiza al tipo equivocado.  La sangre de los Walsungs es terriblemente erótico, y Felix Krull es exquisitamente escrito.  Mann salta de cuento en cuento, mutando su estilo, cambiando de narrador omnisciente a la tercera persona y devolviéndose con una maestría que uno no puede dejar de admirar.  Otros cuentos son igualmente narrados pero con tramas menos intrigantes u atrapadoras.  Mann es de todas maneras un autor a leer y una mente a admirar.
Venecia, Marzo 24, 2012

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares