Un bel morir

Autor: Álvaro Mutis
Estos intentos en que se empeñan los hombres para cambiar el mundo los he visto terminar siempre de dos maneras: o en sórdidas dictaduras indigestadas de ideologías simplistas, aplicadas con una retórica no menos elemental, o en fructíferos negocios que aprovechan un puñado de cínicos que se presentan siempre como personas desinteresadas y decentes empeñadas en el bienestar del país y de sus habitantes.  Los muertos, los huérfanos y las viudas se convierten, en ambos casos, en pretextos para desfiles y ceremonias tan nauseabundos como hipócritas.
Este libro delicioso es la tercera novela de la saga de Maqroll, El gaviero, y cuenta lo que siempre será los tempranos últimos días del marinero.  Maqroll no muere en la novela, pero después de su afortunado escape, Mutis nos dice que no se volvió a saber de él, que quizás se lo comieron sus aventuras.
Maqroll llega a La Plata, un caserío al borde de un río donde arrienda a una ciega un cuarto fijado sobre unos rieles a los cuales las aguas le pasan por debajo.  Arrastrado por una suerte que parece torturarlo sin matarlo, el marino accede a un negocio tan turbio como peligroso, que termina siendo una de sus experiencias más escabrosas. 
En esta narración, más que en las otras, Mutis nos muestra el talante casi depresivo de nuestro héroe.  Quizás lo pone sobre las aguas del río a meditar sobre los años, los países y las vivencias ya idas, sobre su amigos ya muertos, sobre lo sinuoso y absurdo de su recorrido.  El escritor colombiano nos mete entonces en ese ambiente selvático a acompañar a su marino que ama quizás por última vez a una mulata hermosa y joven, y que incluso en medio de la nada, se topa con gente cuya decencia tal vez no se vea en otras partes.  Leer las aventuras del Gaviero es un viaje no sólo por el globo terráqueo sino también por la naturaleza de un héroe que no aprecia sus vivencias.  Es una novela valiosísima, con un personaje que muchos escritores hubieran querido inventar.  Definitivamente un libro que uno no puede dejar de leer.
Barcelona,  Febrero 2, 2012

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares