La importancia de ser Ernesto

Autor: Oscar Wilde
No veo nada romántico en la proposición.  Es muy romántico estar enamorado.  Pero no hay nada romántico acerca de una proposición definitiva.  ¿Por qué?  Uno puede ser aceptado.  De hecho, creo que uno casi siempre lo es.  Entonces la excitación se acaba.  La esencia del romance es la incerteza.  Si alguna vez me caso, seguramente intentaré de olvidar que estoy casado.
 El título original de la obra es The importance of being Ernest, A Trivial Comedy for Serious People y es quizás la obra de teatro más conocida del célebre escritor inglés.  La pieza es, con toda certeza, una forma deliciosa de pasar un par de horas.
The importance of being Ernest comienza con el encuentro de dos hombres que, para escapar de su vida social, inventan un amigo o un hermano que les da excusas para sus fugas.  Los dos, eso sí, critican y acolitan sus comportamientos sin dejar de ser buenos amigos, demostrando la hipocresía de la sociedad victoriana que condenó a su autor.
¡Oh!  Es tan absurdo tener una regla sobre lo cual uno debe leer y lo que no.  Más de la mitad de la cultura moderna depende de lo que uno no debería leer.
Wilde usa su obra como un espejo: nos muestra lo ridículo de las apariencias, la superficialidad femenina de la época, y las grandes fallas del matrimonio como institución.  Todo esto metido en una trama –¿seria y trivial?– que pone sonrisas en los lectores modernos, pero que escandalizó a muchos en su época (1895).
La obra encuentra en su arquitectura una de sus principales bellezas: la comedia tiene tres actos y en ella se trazan dos círculos perfectos y contrarios que se desarrollan simultáneamente llegando al mismo punto.  Esto, y el carisma del autor hacen de ésta, una de esas obras que uno no puede dejar de leer.
Barcelona, Noviembre 16, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares