La muerte de un vendedor

Autor: Arthur Miller
Ningún hombre necesita solamente un salario
El dramaturgo americano Arthur Miller escribió The Death of a Salesman en 1949 inspirada en la ya pasada Gran Depresión americana.  Hoy, en estos tiempos que vivimos, días nerviosos en los que cincuentones se preguntan adónde fueron sus ahorros, y jóvenes de veinte y treinta se preocupan por el camino que a ciegas siguen, la obra vuelve a encontrar su escenario original.

El autor New-yorkino ganó el Pullitzer por la obra y en ella cuenta la historia de Willy Loman, un vendedor en su ocaso, y Biff Loman, su hijo de treinta y tantos, a quien el futuro desilusionó.  Willy, perdido en las historias de lo que pudo ser y no fue, le reclama a su hijo que sin quererlo encarnó los sueños flacos de su padre.  Biff quiere salir adelante, pero no sabe cómo.  Willy quiere demostrar que puede ser la imagen que siempre proclamó ser, pero los años ya no le permiten mentiras.  Willy, ante los ojos desesperados de su esposa que le adora, comienza a enloquecer: su gran anhelo es que una vez muerto, el seguro dé a su familia el dinero que él no les pudo proveer.
Quien escribe esta reseña leyó por primera vez esta obra hace casi siete años.  Eran épocas más piadosas y su contenido no resonaba en alguien que no tenía ni siquiera la edad del menor de los protagonistas.  Hoy, este drama es quizás la historia de horror mejor contada y más asustadora sobre la cual se ha tenido que hacer reseña en este blog.  Será porque hoy el mundo ha mostrado su lado más carnívoro, y nos ha presentado varios Biff y Willy Lomans.  Personajes que hoy no somos, pero que quizá mañana podamos encarnar.  Definitivamente, un libro que hay que leer.
Barcelona, octubre 23, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares