El gran Gatsby

Autor: F. Scott Fitzgerald
“Ella tiene una voz indiscreta” remarqué.  “Esta llena de—” intenté encontrar la cualidad.“Su voz está llena de dinero” dijo él de repente.
F. Scott Fitzgerald publicó su mayor reconocimiento literario en 1925.  El libro en ese entonces recibió buenas críticas, pero estas no se tradujeron en ventas: Fitzgerald moriría casi 15 años después sin mayores honores de escritor.  Y sin embargo el tiempo le tendría destinada su merecida gloria.

The Great Gatsby cuenta la historia de los últimos días de Gatsby, un misterioso hombre millonario, que aparece un día en la vida de Nick Carraway (el narrador).  Carraway, egresado de Yale y recién llegado de la guerra se muda a New York en busca de trabajo.  Encuentra una pequeña casa a las afueras de la ciudad, en Long Island, quedando así y coincidencialmente entre dos mansiones: la de su millonaria prima y la de Gatsby.  Éste último, por su parte, no es vecino de la prima por cuestiones de azar.  Carraway, casi indefenso, se ve arrastrado por las intenciones de Gatsby para con su prima contándonos desde un punto de vista honesto, los desenlaces del affaire.
Literariamente hablando, el libro, junto con Huckleberry Finn, es considerado como La gran novela americana.  Su prosa es limpia y las descripciones, artísticamente, van tomando forma a través de la trama.  Una de las características más impresionantes del texto es la manera cómo, sin muchas descripciones, el mundo de Carraway y el de Gatsby van dando al lector un cuerpo sólido de los lugares y los ambientes donde la trama se desarrolla.  El autor americano logra también a través de sus personajes, tomarle una foto a los años 20 de New York, la vida, la superficialidad, y la opulencia de la gran explosión económica de esa época, y las consecuencias inútiles de algunas políticas de estado como la prohibición del alcohol. 
Ésta es la segunda vez que quien escribe esta reseña lee la novela.  La primera vez no fue tan gratificante como la segunda, pero ésa es la principal característica de una buena obra de arte: con el tiempo se puede seguir entrando en ella; la obra, sin hacer nada, va mostrando en subsecuentes visitas lo que no le tenía reservado al visitante pasajero.
Barcelona, Agosto 30, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares