Delta de Venus

Autor: Anaïs Nin

Hacía rato que quien escribe estas reseñas venía escuchando —sobre todo de bocas femeninas— de la literatura erótica de Anaís Nin.  Caminando por las calles de New York encontré una copia barata de Delta of Venus a la que sólo dos años después pude llegar.

Anaïs Nin es descendiente de cubanos y franceses, pero el castellano lo perdió con el tiempo y adoptó en su lugar el inglés, conservando al mismo tiempo el francés.  De ella y en su tiempo, se dijeron muchas cosas —que era bi-sexual, que se había acostado con la mujer de Henry Miller, que tuvo relaciones con una de sus pacientes, etc.—, rumores que si fueran ciertos… hombre, a quién le importa.
Entonces por allá antes y durante la segunda guerra mundial —según su introducción a este libro—, la escritora franco-cubana, compañera de parranda de Henry Miller, agobiada por la falta de dinero, encontró por medio del renombrado escritor americano, un “coleccionista” que le pagaría $1 por página de literatura erótica (algo así como $14 de nuestros tiempos), trato que no le vino nada mal, si ella podía escribir cuatro o cinco páginas por día.  Treinta años después, en la década de los 70’s, estas historias formaron la colección Delta de Venus.
Los cuentos, con excepción de dos o tres, son cortos y entretenidos.  Sufren eso sí —y como el sexo— de cierta repetición, pero Nin logra llevar a sus lectores a fantasías que talvez en su época no eran tan populares como ahora, y que sin duda inspiraron más de algún film erótico (su primer cuento narra como una brasilera despampanante se exhibe a varios hombres mientras, sentada en una silla y con rouge, se adorna su sexo).  Es lectura fácil, casi barata, pero hay que poner el libro en su contexto: que una mujer a principios de los años cuarenta haya puesto por escrito su vida y fantasías sexuales, tiene mérito. 
Delta de Venus no es el reconocimiento literario grande de Nin.  Sus diarios, que con seguridad contienen pensamientos y otras experiencias, deben tener muchísimo más interés que estos cuentos pagos. 
Paros, Grecia, Agosto 20, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares