Un mundo para Julius


Autor: Alfredo Bryce Echenique
Siempre creía tener razón y siempre la tenía porque era más alto y hablaba muy bien, pero él no podía pasarse la vida sin tener razón hasta alcanzar la estatura de Juan Lucas, y tampoco le interesaba tener nunca esa voz, porque con esa voz tienes razón mientras hablas y después ya no.
La versión de Un mundo para Julius sobre la cual se hace esta reseña tiene halagos tanto de García Marquez, como de Vargas Llosa y no será quien la escribe quien vendrá a desmentirlos.  Efectivamente, como dijo García Marquez, es una de las novelas más importantes escrita en América Latina, y como dijo Vargas Llosa, una de las más divertidas y sutiles.
Alfredo Bryce Echenique publicó su novela en 1970, dejando una huella y elevando —aun más— los estándares en la literatura latinoamericana.  El peruano nos cuenta la historia de una familia de clase alta en Lima, cuyo personaje principal es Julius, el hermano menor de tres hijos —cuatro, contando a la hermana muerta—, huérfano de padre, e hijo de una mujer hermosa que vivía en las nubes gracias a las alas que le proporcionaba su dinero.  A través de las vivencias del niño, Bryce Echenique desarrolla su novela.  Plasma con increíble fidelidad y sarcasmo la clase alta limeña —o de América Latina en general—, y sus comportamientos tan banales como racistas.  Todo esto con la sutilidad aguda e inteligente que alabó su Nobel compatriota.
Desde el punto de vista literario, la novela es innovadora y fresca.  El peruano mezcla la narración en tercera persona, saltando de vez en cuando a la primera, logrando matices deliciosos y fluidos.  Su lenguaje es actual, utilizando expresiones típicas peruanas que de vez en cuando se oyen en otras partes del mundo, y que pueden partir de risa a cualquiera.  Si quien lee esta reseña pregunta cuál es la trama de la novela, pues aquí se tendrá que decir, que fuera de contar el mundo que rodeaba al niño, no hay otra historia.  Pero eso ya es libro, y contarlo con la elegancia, la riqueza de lenguaje, la ironía y agudeza con la que se hizo, ya es demasiada proeza.
Barcelona, Mayo 23, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares