Arturo, la estrella más brillante

Autor: Reinaldo Arenas
…parques con recodos donde hay un banco y un árbol mustio que serviría en las tardes en que para mantener el equilibrio nos hace falta un poco de melancolía…
Arturo, la estrella más brillante fue publicada en 1986, cuatro años antes del suicidio de su creador.  La novela es corta y maestralmente narrada —se puede leer en dos horas—.  El autor cubano construye y destruye en las páginas momentos de la juventud del personaje principal, un hombre joven, homosexual, y prisionero —¿talvez soldado?— que refugiado en las letras y su imaginación, sobrevive el mundo que lo rodea.
La narración de la corta novela es impecable, y tanto el tema como la estructura recuerda mucho al Orlando de Virginia Wolf —en los dos libros abundan los simbolismos y las ansias de libertad—.  Algunos apartes del texto son inolvidables:

…envejecer, envejecer, envejeciendo, y por un tiempo no supo cómo salvarse, y por un tiempo consideró que hasta el hecho de seguir viviendo era como una traición a la vida, el acto más abominable, pues no era más que padecer pacientemente una abyecta, sucesiva estafa que culminaría en la estafa mayor…
o
…él debía imponer el refinamiento  y la fecundidad del silencio a la estéril estupidez del perpetuo estruendo, Dios, Dios, dame el tiempo, concédeme el tiempo, préstame el tiempo, pero Dios hacía tiempo que había desaparecido, se había suicidado, se había largado, se había esfumado, como tantas dulzuras, terrores y sueños, ahora nadie, sino él, Arturo, era Dios; nadie, sino él, Arturo, podría hacer algo por él…
Puesto que la novela se desarrolla tanto en el campo de la imaginación, como en la realidad, la obra parece un viaje psicodélico, casi drogado, de una situación difícil de afrontar.  Al final nos damos cuenta que lo era.  En las últimas páginas, Arenas dice y aclara que el libro es dedicado a Nelson Rodríguez Leyva, un adolescente homosexual retenido en un campo de concentración cubano donde lo declararon “enfermo”.  La novela es entonces una dualidad: un testimonio de la felicidad que puede existir en la mente —aislada como una locura de las cosas externas—; y el infierno que puede ser la vida.  El libro no termina bien, termina con la destrucción de la insania con la que Arturo se protegía.
Paris, diciembre 22, 2010

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares