Los impacientes

Autor: Gonzalo Garcés
A los quince años y a los ochenta un hombre puede, acaso, recrearse como un sólido y rechoncho dios ante la desintegración de la psique humana; a los veinte, es él mismo quien se desintegra.
Con un amigo llegamos a la conclusión de que la diferencia entre los veinte y los treinta, es que a los veinte uno cree que se las sabe todas y a los treinta uno reconoce con tristeza y desconcierto que no sabe nada.  El libro de Gonzalo Garcés toca más o menos esta conclusión.  Él ganó con Los impacientes el premio Biblioteca Breve del año 2000, un premio bien merecido.  El autor argentino nos cuenta la historia de tres jóvenes de veinte años en un momento que ellos piensan “decisivo”.  Objetivamente, este adjetivo es sólo cierto para dos de ellos.  Los tres sufren, eso sí y como acertadamente lo llama Garcés, de impaciencia, esa impaciencia y esa “ventiañez” que ayuda a darnos la ilusión de ser verdaderos sabios.
El libro es sólido, tiene densidad y la educación filosófica del autor se nota hasta el final.  El lector no ha pasado de las primeras veinte páginas y se da cuenta que tiene en sus manos un libro existencial trabajado, añejado, como los buenos vinos.  El reto que el autor se ha puesto no es sencillo: en el libro, los tres personajes narran.  Ellos cuentan lo que piensan, dialogan, se interrumpen, y de vez en cuando el omnisciente entra para aclarar algunas cosas.  La obra de todas maneras fluye, intriga, hace pensar y nos recuerda esas épocas en las que, en la vida y como un insecto, se flota con desespero.
Garcés creó una obra que, como un río, tiene partes hondas y lentas, otras rápidas y divertidas.   Un río en el que vale la pena nadar.
Paris, mayo 31, 2010

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares