El diario de Ana Frank

Autor: Ana Frank
De veras es increíble que no haya dejado mis ideales por parecer tan absurdos e imposibles de mantener.  Los conservo porque a pesar de todo, aun creo que la gente es buena.  Me reuso a construir mis esperanzas en base a la confusión, la miseria, y la muerte.  Veo al mundo gradualmente convertirse en una selva, oigo el rayo que no cesa de aproximarse y que habrá de destruirnos a nosotros también, puedo sentir el sufrimiento de millones y aun así, miro al cielo y pienso que al final todo saldrá bien, que esta crueldad también terminará y la tranquilidad volverá.  Mientras tanto debo sostener mis ideales, pues talvez venga el tiempo en el que deba vivirlos.
Estas palabras pertenecen a una de las últimas entradas en el diario de Ana Frank.  La hizo el 15 de julio de 1944 sin saber que veintiún días después, el 4 de agosto, los nazis le llevarían a un campo de concentración donde acabarían sus días.  Ana no alcanzó a cumplir los 16 años: un final cruel que ningún literario pudo haber escrito.
El libro es un documento importante.  Su título original era “el cuarto anexo”, pero fue traducido al inglés como “Ana Frank, el diario de una niña”.  Y es que el libro es eso, un diario de un infante, de un ser humano de catorce años como alguna vez fue usted que lee esta reseña.  Ella tenía la ternura de la adolescencia, sus sueños, su rebeldía, y hasta su arrogancia: oh, esos estúpidos adultos, ellos deberían aprender algo primero antes de intentar enseñar algo a la próxima generación.  Todo esto dentro de una pecera, el experimento social cruel de meter a ocho personas en un edificio y no dejarlos salir en dos años sólo para después matarlos.  
Lo interesante es que esto no impidió que Ana tuviera momentos felices, o que no tuviera un primer amor.  La vida florece hasta en los rincones más inhóspitos. 
La voz de Ana continua viva en las páginas de su diario.  Ernest Schnabel, biógrafo de la niña, escribió:
Su voz fue preservada, entre los millones que fueron silenciados, esta voz no más fuerte que el susurro de un niño, ha sobrevivido a los gritos de asesinos y ha volado por encima de las voces del tiempo.
New York, marzo 4, 2010

3 comentarios:

pilisu dijo...

Lei un fragemento de este libro en la biblioteca de mi escuela cuando tenia a penas 11 años, fue mi primer contacto real y sincero con aun libro, me refiero a que lo lei por que queria hacerlo y no porque fuera una tarea escolar,aunque no lei el libro completo hasta 10 años despues..
he sonreido al leer esto de nuevo y me ha hecho recordar que le preste este libro a una amiga y no me lo a devuelto..
Ana , es la razon por la que me encanta leer y desde luego escribir.. gracias , siempre es bueno recordar que llevamos un mundo de ideales que tal vez con el tiempo tendremos la oportunidad de vivir..

Viviana dijo...

yo conoci ese libro mediante un libro escolar que lo mencionaba..
era el libro de 6to año y tenia unos 12 años..
me marco pila aunque nunca lo leí en totalidad..
y es uno de los libros que me inspiró a leer y escribir tambien.
un saludo.

Rafu dijo...

Ahora se me ocurre pensar que un escritor, digamos uno bueno, si expondría a sus personajes a la misera, los mostraría y, si le da matices de realidad, los dejaría morir. Pero un guión hollywoodense seguro que no. Pero ya en un tono más serio, yo leí el libro entre los 11 y 12 años y me hizo emocionar más de una vez, como lo ha hecho este fragmento ahora que lo ponen.

Publicar un comentario

Las más populares