Housekeeping

Autor: Marilynne Robinson
Porque una vez solos, es imposible creer que pudimos haber estado de una manera diferente.  La soledad es un descubrimiento absoluto.
Housekeeping o “el mantenimiento de la casa” como sería su traducción al español —no sé si de hecho esta novela ha sido traducida— ganó en 1980 el premio Pen/Hemingway y fue nominada el mismo año al premio Pulitzer.  Robinson cuenta la historia de dos hermanas  adolescentes que viven en Fingerbone, un pueblo rural y frío, satélite de un lago en Idaho, Estados Unidos.  La escritora describe en sus páginas como el abuelo y la madre son tragadas por las aguas, como la abuela —quien las cuida— también fenece, y la final experiencia de las niñas al quedar a cargo de una tía excéntrica casi fantasmal.  Y fantasmal es la palabra clave de esta obra.  La autora americana logra con grandes detalles y hermosa prosa llegar a darle a todo un aura de inexistencia e irrelevancia.  Ruthie, una de las hermanas —y quien narra la trama—, se describe a sí misma como alguien que nunca supo distinguir si pensaba o soñaba, “igual, tú no puedes ayudar, ¡todo lo que haces es quedarte parada como una zombie estúpida!"  le dice la hermana; ella admite que había mucha verdad en sus palabras. 
El termino housekeeping  se usa entonces para la acción de mantener no sólo el hogar sino también lo que tenemos dentro del cuerpo —como si éste fuese otra construcción—.  Puesto que los personajes son personas confundidas y paralizadas por la confusión del mundo, la nada y la falta de acción se vuelven la clave de la novela. 
Y debajo está siempre el pasado acumulado, el que se desvanece, pero no se desvanece, el que perece, pero se queda.
Es muy difícil poder narrar lo estafermo y describir ese estado sin aburrir al lector.  Eso es lo más sobresaliente de la novela: entre más quietos se quedan sus personajes, más nos provoca seguir observándolos.
New York, Enero 31, 2010

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares