Los sueños

Autor: Fernando Quevedo


—¿Y cómo se llama —dije yo— la calle mayor del mundo, donde hemos de ir?
—Llámase —respondió— Hipocresía, calle que empieza con el mundo y se acabará con él; y no hay nadie casi no tenga, si no una casa, un cuarto o un aposento en ella.


De no ser por el humor del español, sus sueños hubieran sido pesadillas.  El infierno y los muertos son el tema recurrente.  Oníricamente Quevedo condena a hombres y mujeres de todas las profesiones asignándoles una buena diversidad de castigos en el infierno.  Crucifica especialmente a escritores, boticarios, legisladores, reyes, jueces, taberneros, sastres, etc.  En uno de sus sueños decide salvar a los pobres bajo una premisa simple: puesto que el infierno viene de lo material y los pobres no tienen nada, pues no hay evidencia para condenarles.  Esto no dura mucho pues en el sueño siguiente vuelve a condenarlos o por perezosos, o por inocentes, o por ensoñadores. 
Es un libro interesante desde el punto de vista histórico. Tiene algunas frases que harán sonreír al lector y una que otra meditación interesante sobre ideas preconcebidas de la época.  El texto devela, más que nada, las frustraciones y talvez los fracasos de la vida del español.  Cuando se termina de leer las diferentes historias que conforman su libro, queda la impresión de que todos arderemos y que talvez, sólo talvez por eso, el infierno no será tan malo.


New York, Diciembre 12, 2009




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares