La trilogía de New York: La ciudad de cristal – Fantasmas – El cuarto encerrado

Autor: Paul Auster

El periódico “The London Observer” catalogó la trilogía de Auster en el puesto número 87 de las mejores novelas mejor escritas y puede que tenga razón: The New York Trilogy es una historia detectivesca y humana con tantas dimensiones que no deja al lector parar de leerla. La obra encierra una trama parecida a la del Quijote: un hombre que ama los libros, se mete en una trama literaria en la cual se pierde. Su autor no para ahí: como Cervantes, es valiente y se mete en su novela.  Auster lo hace bajo los ojos del lector que no puede evitar aterrarse. Con sus personajes, decaemos, nos perdemos, y experimentamos la locura.
“La ciudad de cristal” —The City of Glass— abre la trilogía contando como Daniel Quinn, un escritor de novelas de misterio cuya esposa e hijo murieron en un accidente, se ve involucrado en una investigación. Un día, el teléfono suena, y la voz al otro lado exige al escritor hablar con Paul Auster, investigador privado —y escritor del libro—, para que salve su vida. Aunque Quinn no tiene idea de quien es Auster, no aguanta la intriga, suplanta al detective, y se pierde en un laberinto de identidades que casi le acaba.
Ghosts —Fantasmas, la segunda novela, toma de nuevo como personaje principal a otro investigador privado. En esta novela, los personajes llevan nombres de colores —uno se llama Blue, otro, Brown, otro, Black, y así sucesivamente—. En parte Auster hace esto pues, como conclusión a la que llega su personaje, todos somos diferentes, pero no tanto. Blue, el detective, es contratado para investigar a White, sólo para darse cuenta, que por un juego de espejos planeado por su víctima, terminó espiándose y construyendo, a punta de reportes, una vida que era la suya. Nuevamente el americano usa el juego de Cervantes y construye con escritos la vida que él debió haber vivido y que se privó por estarla escribiendo.
The Locked Room —El cuarto encerrado—, es la novela que eleva al paroxismo a las dos anteriores. No sólo es la mejor de las tres narraciones, es, finalmente, lo que hace que la trilogía lleve su nombre. Al final el lector se verá metido en tremendas elucubraciones, viéndose obligado a repasar los libros anteriores en busca de llaves que le permitan abrir las puertas y encontrar los puntos claves. Aquí es donde Auster pone al lector a trabajar, a pensar y analizar su novela; al final, después de deliciosos esfuerzos, los lectores nos damos cuenta que las páginas que tuvimos en nuestras manos, fueron todo el tiempo, un sólo misterio y una sola obra maestra.
New York, Octubre 9, 2009

José Antonio Velasco

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las más populares