La vida es un sueño


Autor: Pedro Calderón de la Barca

La vida es un sueño fue escrita entre 1634 y 1635. Es un libro ambicioso y logrado que cuenta la historia de un rey que, por miedo al predicho destino de su hijo, le encarcela hasta la juventud para luego medir su talante y juzgar si será buen heredero al trono. El rey da una pócima a su hijo que le hace dormir y despertar abrumado por su nueva libertad. El príncipe se da cuenta que ha sido encerrado toda su vida por su padre y deja correr su ira comportándose como un tirano.  El rey, desesperado, le seda nuevamente y le encierra haciéndole pensar que todo era un sueño. El engaño dura poco pues el pueblo se da cuenta de la existencia de su príncipe y le libera. El príncipe, aprendiendo de los resultados del odio, vuelve a la realeza con una actitud más misericordiosa.
Con La vida es un sueño el lector no puede dejar de preguntarse como algo tan corto puede tener tantas capas de profundidad. El libro cuestiona la educación, el perdón, y la vida misma como una ilusión, una mentira, o tal vez un juego —cruel—. Calderón de la Barca, a través de su obra nos pone en varias encrucijadas: ¿cómo actuaríamos si siendo poderosos sufriéramos una injusticia? ¿Qué haríamos como padres al ver los monstruos en los que hemos convertido nuestros hijos? Y sí pudiéramos hacerlo todo de nuevo, ¿tendríamos la sensatez y la fuerza para actuar diferente —o igual—?
Sólo las grandes obras atraviesan la difícil barrera de los siglos. La vida es un sueño ya va a atravesar la cuarta. La poesía de Calderón es maestra:

Pero véate yo y muera/que no sé, rendido ya/si el verte muerte me da/el no verte qué me diera

Sus versos son fluidos y hacen que la obra se lea en un abrir y cerrar de ojos, no sin dejar de admirar su belleza. Se cierra aquí la reseña con las palabras que, al humilde parecer de quien escribe, más impactan de esta obra:

Es verdad; pues reprimamos/esta fiera condición,/esta furia, esta ambición,/por si alguna vez soñamos./Y sí haremos, pues estamos/en mundo tan singular,/que el vivir sólo es soñar;/ y la experiencia me enseña,/que el hombre que vive, sueña/lo que es, hasta despertar.
Sueña el rey que es rey, y vive/con este engaño mandando,/disponiendo y gobernando;/y este aplauso, que recibe/prestado, en el viento escribe/y en cenizas le convierte/la muerte (¡desdicha fuerte!);/¡que hay quien intente reinar/viendo que ha de despertar/en el sueño de la muerte!
Sueña el rico en su riqueza,/que más cuidados le ofrece;/sueña el pobre que padece/su miseria y su pobreza;/sueña el que a medrar empieza,/sueña el que afana y pretende,/ sueña el que agravia y ofende,/y en el mundo, en conclusión,/todos sueñan lo que son,/ aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí/destas prisiones cargado,/y soñé que en otro estado/más lisonjero me vi./¿Qué es la vida? Un frenesí./¿Qué es la vida? Una ilusión,/una sombra, una ficción,/y el mayor bien es pequeño,/que toda la vida es un sueño/y los sueños, sueños son.
New York, Agosto 7, 2009

1 comentario:

Ana dijo...

Otro libro genial, su atractivo para mi comenzo cuando abri la primer pagina y vi la forma en la que estaba escrito. Tiene varios puntos interesantes, como dice en la entrada plantea la actitud a tomar frente al poder, el margen de la realidad y a su vez como a veces el miedo a equivocarnos es justamente el que nos lleva a cometer el error.

Publicar un comentario

Las más populares